Los Metamorfos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Metamorfos

Mensaje por Admin el Miér Mayo 30, 2012 6:10 am




El ser humano siempre ha jugado a ser Dios y jamás aprendió la lección. El 5 de Julio de 1996 se alcanzó una gran proeza para la historia de la humanidad, nació el primer ser vivo clonado. A partir de esta fecha tan señalada se pensó reiteradamente en lo beneficioso que sería clonar seres humanos, así como parte de órganos y tejidos que podrían ser restaurados con mayor rapidez usando células madre. Sin embargo, los científicos más moralistas, así como las religiones con mayor peso y autoridad en el mundo, se opusieron tajantemente a tal atrocidad.

Los demonios colaboraron con varios centros de investigación, deseaban poder ayudar a los seres humanos con la ilusoria creencia que ellos habían conseguido nuevos avances científicos clave. En la primera centuria del nuevo milenio, desde el 2000 al 2100, de forma secreta llegaron a la conclusión que el ser humano como tal no podía clonarse. La complejidad de las células y su envejecimiento prematuro obligaban a muchos científicos a matar a los niños, los cuales ellos mismos habían dado vida en la antiséptica frialdad de un laboratorio.

En el año 2223 se impulsó una nueva ley sobre la clonación, esta abrió la veda a la investigación abierta que hasta estos años estuvo bajo secreto. Muchos científicos con esperanzas renovadas continuaron la labor de sus antepasados. Esta vez los animales serían la clave, así como una especie de mineral nuevo que habían descubierto en un planeta hasta ahora desconocido. Este mineral no era otro que el corazón de los ángeles. Con este mineral el envejecimiento celular se reducía, así como la mezcla con animales provocaba que el ser vivo que naciera pudiera tener mejores reflejos, un olfato desarrollado o instinto competitivo. El resultado fue unos seres poderosos que mutaban a animal cuando la ansiedad aparecía en ellos, así como también ciertos cambios de morfología ante diversos estímulos que provocaban en ellos la curiosidad o el deseo.

La navidad del 2230 jamás se olvidará por sangrienta y dolorosa. En vísperas navideñas comenzó a lanzarse anuncios en todo el mundo de un nuevo tipo de mascota. Dependiendo de la mezcla genética que se realizara en la gestación estos se transformarían en felinos, cánidos, quirópteros, aves de grandes dimensiones o mamíferos acuáticos. Decían ser unos seres evolucionados a partir de animales con algunas células humanas, sin embargo la realidad era bien distintos. Eran hijos de mujeres absolutamente normales que parecían en centros aislados de la civilización y a las cuales les secuestraban a los numerosos engendros que parían. Estas mascotas no eran más que seres humanos evolucionados.

Se hablaba de ellos como la nueva mascota, dóciles y atentos con los niños. El precio era bastante asequible, pues los demonios habían colaborado estrechamente con esta nueva especie. Cuanto más cerca se está de Gaia más poder tiene el alma que habita en el cuerpo que se muestra, por lo tanto ellos deseaban poder estrechar lazos con los metamorfos y dominarlos con un microchip implantado. Estos dulces y encantadores animales de compañía, o fieros guardianes, se convirtieron en bestias sedientas de libertad. Muchos escaparon de las tiendas armando un gran barullo, otros simplemente destrozaron a las personas que lo adquirieron. Fueron marcados como horribles criaturas y estos huyeron a zonas aisladas donde aprendieron a convivir llevando una vida digna. Pocos pueden reconocer a una de estas extrañas criaturas, pues su forma humana es idéntica a la de cualquier otro hombre. Sin embargo, el instinto animal siempre está presente.


A simple vista observas a un ser humano común, tal vez de mejillas sonrosadas y labios voluptuosos de aspecto suave y cálido. Puede que el ser que tengas ante ti de ojos rasgados y piel ligeramente tostada, o la chica de rubios bucles que caen como cascada en su espalda, no sea nada más ni nada menos que una de estas criaturas malditas.

Los metamorfos tienen un aspecto común a cualquier humano, salvo cuando la curiosidad o el instinto entra en juego. En un primer momento pueden llegar a una transformación incompleta, la cual suele verse ciertos rasgos muy reconocibles de los animales que posee en su interior. Los ojos cambian a unos parecidos a los de un felino, si el animal que habita lo es, o puede que una espesa cola lobuna caiga aparezca asomando entre sus pantalones. Inclusive la piel escamosa de las serpientes puede ir apareciendo cubriendo parte de sus brazos, así como la lengua larga y bípeda que estos seres poseen. Son cambios que no afectan a la estructura general, son humanos con trozos de animales y nada más. Si bien, sus sentidos se activan y pueden llegar a la siguiente fase.

La fase final es la animal. Pueden tomar tres formas distintas dentro de una misma raza. Toman un tamaño algo mayor al de estos animales, quizás unos cuanto centímetros en algunos casos y otros puede llegar a ser hasta diez centímetros. El instinto que corre en ellos les vuelve menos razonables ante aquello que pueden sentir como un ataque.


Transformación. Existen dos pasos para la transformación:

El primer paso es cuando la curiosidad se acrecienta en estos seres, así como perciben el peligro, su parte humana persiste con breves cambios en su anatomía. Los ojos pueden asemejarse a los del animal que representan, así como la cola si este animal la posee o breves escamas.

El segundo paso ocurre cuando de forma consciente, o por instinto, cambia por completo su cuerpo mutando a un animal.

Pueden transformarse en dos animales distintos, sin embargo estos animales son de la misma especie. Es decir, un metamorfo que logre transformarse en gato se transformará en tigre, pantera o algún felino de gran tamaño. En el caso de la unión de dos clases de metamorfos, es decir felino y cánido, será los genes del padre los que predominen.

Fuerza, rapidez y resistencia irán de la mano dependiendo de la raza animal a la cual pertenezcan. Los grandes mamíferos, sean acuáticos o terrestres, así como ciertas aves serán mucho más resistentes que algunos lagartos o reptiles.

Veneno. Aquellos que posean una raza de animal venenosa, como algunos tipos de serpiente o anfibios, serán venenosos en su estado animal y podrán usar este como defensa ante humanos comunes y hechiceros.

Capacidades como el vuelo o respirar bajo el agua dependerán también de la raza que sean.


Hay armas que merman su capacidad de transformación, como redes con un material especial hecho con cabello de ángel y algunas pistolas con dardos que pueden perforar su gruesa dermis.

Pistolas con ondas de baja frecuencia que les aturde hasta dejarlos desplomados en el suelo, dependiendo de la resistencia de la raza de origen que posean.



Nota: No admitimos insectos. Los animales que se usaron para mutación son en mayoría mamíferos de grande o mediano tamaño, así como algunas especies acuáticas, reptiles y aves.
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 195
Fecha de inscripción : 22/05/2012

Ver perfil de usuario http://beyondhellrpg.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.