Bou, el conejillo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bou, el conejillo

Mensaje por Bou el Vie Jun 29, 2012 8:30 pm



DATOS BÁSICOS


Nombre:
Bou
Procedencia:
La perla, Planeta tierra
Edad:
Edad real 200 y aparenta 20
Grupo:
Metamorfo
Orientación Sexual:
No definida
Empleo:
Mascota
DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA
Bou podría definirse con la palabra asustadizo, es un chico asustadizo y de corazón pequeño por culpa de la vida que ha llevado. A pesar de ello es fuerte, más de lo que el mismo cree, ha soportado mucho y ello le hace tener buen fondo y soporte, no se rinde fácilmente y es algo cabezota. Tímido y callado, rara vez mira a la gente a la cara, su mirada tiende a ser huidiza, como si buscara posibles peligros a su alrededor.

Pero cuando te ganas su confianza es verdadéramente agradable y adorable, se preocupa por los que quiere incluso más que por si mismo. Si le haces un favor te lo devolverá sea como sea y te estará agradecido siempre.
DESCRIPCIÓN FÍSICA
Bajito y de constitución delgada, Bou mide 1'55 y tiene cara de niño. De piel clara y fina, su cuerpo esta bien formado a pesar de su corto tamaño. Su carita es más bien redondeada con unos rasgados y grandes ojos oscuros, naricilla chata y labios finos, tiene pequeñas marcas y cicatrices en la cara que solo se ven con una luz potente. La mitad de su rostro queda escondida bajo su pelo, largo, lacio y rubio, le llega algo más abajo de los hombros.

Como conejo es de la rama de los conejos enanos de orejas caidas, de color canela y ojos negros, como chinchilla, sin embargo, es blanco, con cola gris y ojos negros

DATOS FAMILIARES
HISTORIA

Desde que abrí los ojos al mundo he estado encerrado, nunca supe que es la libertad, correr libre, no tener unas rejas limitando tu visión... y cuando la descubrí me lleve la desagradable sorpresa de que era más dura de lo que la pintaban.

Aun a día de hoy existen tiendas de animales, aún se trafica con metamorfos, aún sabiendo el mundo lo peligrosos que pueden ser... pues bien, yo soy uno de ellos. Nací en una jaula y me separaron de mi madre en cuanto pude comer solo, mi mundo siempre estuvo limitado entre las cuatro líneas de rejas de mi jaula, y, aunque esta aumentaba de tamaño conforme yo crecía, nunca era lo suficientemente grande como para no sentirme atrapado. Mi único contacto humano era con el dueño de la tienda, y nunca fue demasiado agradable, yo era mercancía, no hace falta ser amable con la mercancía... tenía comida y agua, en las dosis justas, mis baños eran a manguerazos de agua fría y con un jabón seco que me arañaba la piel.

Para mi suerte o desgracia no crecía demasiado, quizás por la poca comida recibida, la usencia de leche o por vivir entre cuatro rejas en un espacio minúsculo, y mis formas animales tampoco resurtaron ser muy grandes. Solo puedo convertirme en conejo y chinchilla, eso, sumado a mi tamaño, parecía gustarle al público y finalmente me compraron.

Pase de vivir en una jaula a vivir en una habitación, las rejas pasaron a ser paredes. Tenía una cama, juguetes y una ventana, con rejas, para poder ver el exterior, aún así no podía evitar seguir sintiendome atrapado. La familia que me compró tenía un hijo, era un niño enfermizo y algo débil, creí ver la luz al final del tunel con esa situación, me habían comprado para ser el compañero de juegos de ese niño y por supuesto lo sería. Fueron tiempo bonitos pero breves, el niño mejoró bastante, pero siguió haciendose el enfermo para tener el favor de sus padres... se había convertido en un niño arrogante y malcriado, al principio de la adolescencia, un niño que pasó a verme como un juguete más al que podía romper si se le apetecía. Pues era su juguete, y si me rompía le comprarían otro.

Fueron años malos, maltrato físico, gritos, toda clase de abusos, incluso sexuales ya que estaba en edad de empezar a tener curiosidad. Aguanté mucho, sin poder quejarme, yo solo era una mascota, sus padres no iban a defenderme, era culpa mía por ser un mal animal, su hijo nunca hacía cosas malas. Pero como todo niño mimado y prepotente cometió un error... me sacó de casa, creyéndome una mascota fiel y obediente me sacó sin siquiera una correa, quería mostrarme a sus amigos para que ellos también lo pasaran bien. No cumplió su cometido, escapé, corrí con todas mis fuerzas, sin mirar atrás, hasta que el día paso a ser noche y mis piernas no daban más de si.

Vagabundeé, aún vaganbudeo, buscando un sitio donde poder quedarme, un sitio al que poder llamar hogar y donde no sentirme atrapado. No quiero más jaulas, no quiero mas dueños, solo quiero vivir, poder ser solo un poco feliz, o al menos poder vivir tranquilo... pero empiezo a pensar que conseguirlo es realmente difícil, para todos y en particular para mi especie...

FAMILIARES
No tiene, es fruto de una cadena de reproducción en masa, naves industriales donde mezclan a metamorfos cautivos, obligándoles a reproducirse para poder vender sus crías. Nunca conoció a su madre y menos aún a su padre.

OTROS DATOS
FOBIAS

El contacto físico es su principal fobia, se asusta con facilidad cuando le tocan, prácticamente siempre está en estado de alerta así que es bastante fácil verle con las orejas o el rabo en su forma humana.

HABILIDADES

Los metamorfos tienen un aspecto común a cualquier humano, salvo cuando la curiosidad o el instinto entra en juego. En un primer momento pueden llegar a una transformación incompleta, la cual suele verse ciertos rasgos muy reconocibles de los animales que posee en su interior. Los ojos cambian a unos parecidos a los de un felino, si el animal que habita lo es, o puede que una espesa cola lobuna caiga aparezca asomando entre sus pantalones. Inclusive la piel escamosa de las serpientes puede ir apareciendo cubriendo parte de sus brazos, así como la lengua larga y bípeda que estos seres poseen. Son cambios que no afectan a la estructura general, son humanos con trozos de animales y nada más. Si bien, sus sentidos se activan y pueden llegar a la siguiente fase.

La fase final es la animal. Pueden tomar tres formas distintas dentro de una misma raza. Toman un tamaño algo mayor al de estos animales, quizás unos cuanto centímetros en algunos casos y otros puede llegar a ser hasta diez centímetros. El instinto que corre en ellos les vuelve menos razonables ante aquello que pueden sentir como un ataque.

Los animales de Bou son de la rama de los roedores, específicamente conejo como animal princpal y chinchilla como secundario. Aparte es excepcionalmente escurridizo, incluso en su forma humana, aunque algo torpe.


DON ESPECIAL

Proyección: Mediante este don Bou puede proyectar una o varias, dependiendo de su energía y concentración, imagenes de si mismo. Estas imagenes parecen completamente reales aún si no lo son, solo se tratan de un efecto óptico, no están allí aunque se mueven y parecen tener consistencia física. Es una treta para que el real pueda huir mientras el enemigo se distrae con las proyecciones.

ARMAS

Poseé una navaja de mediano tamaño, a la que además de uso defensivo le da algunos más. A pesar de ello siempre la tiene bien afilada y la guarda bien a mano en uno de sus bolsillo.

Su otra arma a la que da menos uso es un pequeño revolver, ligero y equilibrado, tiene poco retroceso y no le incomoda en sus pequeñas manos. Lo lleva a la cinturilla del pantalón, bien camuflado por sus anchas camisetas, no suele usarlo por que no le agradan las armas.

GUSTOS Y DISGUSTOS

Adora las cosas dulces, aunque no ha tenido la suerte de probar muchas, el calor, los espacios abiertos, los baños largos con espuma, los gatos, dibujar y dormir

Los gritos, el dolor, que le toquen, sintirse inutil, los ruidos fuertes, como las tormentas, y la violencia.


avatar
Bou
Metamorfo
Metamorfo

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 21/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.