Los Hombres Lobo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Hombres Lobo

Mensaje por Admin el Mar Mayo 29, 2012 5:28 am






Desde los albores de la civilización el estrecho vínculo de los hombres y las bestias se ha llenado de leyendas hasta hace varias centurias eran cuentos para niños, historias aterradoras que permanecían selladas bajo el misterio. Los aullidos nocturnos empezaron a ser ensordecedores al mismo tiempo que los baños de sangre de los vampiros. Los hombres lobo, humanos que se convertían en feroces lobos de grandes dentelladas y ojos dorados, comenzaron a poblar la Tierra en busca de la paz que únicamente hallan al sentirse conectados entre ellos, la naturaleza y la libertad.

Los Oráculos de Egipto, y de otras culturas, se vieron impotentes para parar el ansia de poder humano. Los vampiros habían surgido en distintos focos, como si alguien les hubiera impulsado a crear semejante abominación. Muchos se reunieron en consejo, otros simplemente clamaron a sus reyes mucho más sabios y finalmente se decidió poner a prueba una vez más a la naturaleza, el hombre y la fortuna.

El Dios de los Muertos egipcio era representado por un hombre con cabeza de can. El oráculo que eligió desafiar el caos e imponer el orden era aclamado como Anubis, el Señor de las Necrópolis. Ideó un plan cercano a la locura, sin embargo no había nadie más que osara encontrar solución al problema. Decidieron crear nuevos seres dóciles y leales, como los perros que custodiaban los secretos y tesoros de los oráculos egipcios, con parte de cuerpos humanos y estos fieros guardianes.

El plan se inició al mismo tiempo en todos los lugares donde los vampiros estaban regando la sangre de los inocentes. Era luna llena, el viento parecía haberse calmado y los oráculos se reunieron invocando a sus ancestros y el poder de sus reyes. Aquel día comenzaría una nueva era para los humanos y la nueva estirpe resultante, la cual causaría el pavor en todo el mundo.

Los lobos no resultaron tan dóciles, algunos de ellos inclusive aniquilaron a varios oráculos que se acercaron con gesto amable para acariciar sus testas. Estos guerreros fueron sin duda un nuevo error sumado a una cadena fatídica de nefastos desenlaces.


La piel de un hombre lobo en su estado humano es gruesa y áspera. La musculatura de los hombres lobo, tanto machos como hembras, es un punto a destacar. Poseen generalmente, aunque hay excepciones, unos hombros anchos y cuerpos de músculos marcados, aunque sin llegar a extremos desorbitados. Sus ojos suelen tener un toque dorado, a pesar que puedan ser de otro color. Si mirásemos bien sus fauces en su estado humano veríamos colmillos similares a los de un can, mucho más anchos y largos que los pertenecientes a los humanos.

Cuando están en forma de lobo parecen ejemplares comunes aunque algo más grandes. Su pelaje es algo áspero en los machos más viejos, aunque en los más jóvenes así como en las hembras su tacto es suave. Tienen grandes ojos con una vista excepcional. Sus patas se posan con firmeza y suelen caminar con aires altivos, aunque su condición sea sumisa.

La fase más violenta de un lobo es aquella que fusiona las características de un lobo y un ser humano, llegando a medir de alto casi tres metros posados sobre sus patas traseras. Esta fase desarrolla una musculatura que no se carece en la fase humana y un aspecto fiero, muy desafiante, que atemoriza incluso a los de su propia especie. Los colmillos crecen y se ven con facilidad inclusive si el monstruo no los muestra, pues pueden verse bajo el labio superior apretando el inferior. Sus manos peludas son de largos dedos con uñas gruesas y negras, como las que poseería un lobo.

Cuando estas feroces criaturas se dejan guiar por su instinto en la espesura de la noche puedes sentir un extraño miedo que te congela el alma, como si la espesura nocturna te arrullara hasta hacerte caer en la demencia. Sus peludas orejas puntiagudas suelen echarse hacia atrás y muestran con ferocidad sus fauces, es síntoma que debes salir corriendo cuanto antes te sea posible.

Vínculo romántico.

El vínculo entre el lobo y su pareja, sea o no de su raza, es bastante poderoso. Los lazos sentimentales de un lobo hacia aquel o aquella que ha elegido suelen perdurar inclusive tras la muerte. Para los lobos la monogamia es algo habitual, aunque existen lobos que son extremadamente independientes pero son casos aislados.

El vínculo debe hacerse una vez aceptados ambos sus sentimientos, aunque hay lobos que son engañados para ser usados. Consiste en un sexo salvaje en el cual el dominante, usualmente suele ser el lobo aunque su pareja puede llegar a ser de otra raza, muerde la nuca de su amante. En algunos casos puede llegar a enfermar el conjugue tras esta marca, sobre todo si son humanos, debido a los agentes bactericidas vinculados a la saliva del lobo. Esta marca no suele borrarse, pues el ritual comienza con un leve cántico dedicado a sus ancestros y a la posible descendencia que estos puedan ofrecerles. Es un vínculo mágico y sentimental que los ata uno al otro de por vida.

Este vínculo al morir la persona amada puede disolverse. El lobo entra en duelo durante meses, e incluso años, y puede llegar a morir por la depresión causada. Si bien, algunos se reponen y pueden volver a encontrar a una nueva pareja. Si bien, jamás olvidan a su primer amor y siempre les guardan gran respeto.

En ocasiones, como se cita arriba, puede darse el ritual para sacar partido del pobre lobo. Una vez abandonado a su suerte, quizás con la malsana intención de verlo morir, puede reponerse y encontrar pareja. Si bien, en muchos casos la decepción es tal que el lobo acaba muriendo.

El ritual no sólo provoca que se sienta vinculado sentimentalmente a su pareja, también emocionalmente. Allá donde esté esta persona él sentirá lo mismo, por muchos kilómetros de distancia que existan entre ellos.

Debe destacarse que este vínculo si es entre lobos se hará aún más fuerte, pues ambos lobos se morderán como símbolo de mutua entrega.

La ruptura del vínculo acarrea dolor para esta criatura mucho más noble que en los grotescos relatos que versan sobre ella, aunque sean fieros y temidos guerreros siempre poseerán bondadosos sentimientos hacia su pareja y su manada.



Desarrollo de los sentidos. Un hombre lobo posee el desarrollo pleno de los sentidos, sobre todo la vista y el olfato. Este desarrollo es aún mayor cuando están en su fase animal.

Velocidad. Su velocidad no es superior ni comparable con la de otras razas, pero sí es muy superior a la de un ser humano. Ellos pueden llegar a recorrer grandes distancias en pocos minutos. Por supuesto también tienen grandes reflejos y como causa-efecto mayor reacción contra los golpes de sus atacantes. Su velocidad es igual a la velocidad de los vampiros.

Fuerza y resistencia. Su cuerpo es resiste y mucho más fuerte al de un humano común. Los lobos pueden levantar varias toneladas sobre sus cabezas sin esfuerzo alguno, sobre todo en su tercera fase llamada crinos.

Dominio mental. Pueden controlar el pensamiento de cánidos según lo deseen, como también de los lobos más jóvenes a ellos.

Dominio del apetito. El dominio del apetito sólo se alcanza cuando se poseen entorno a los 100 años. Este dominio les ayuda en los terrenos más áridos donde no crece nada, así como en las largas travesías aeroespaciales.

Transformación a voluntad. Pueden transformarse a voluntad de lobo a ser humano, así como de ser humano a lobo. Sin embargo, cuando se sienten muy alterados pueden llegar a convertirse en monstruos de más de tres metros llenos de ira y sin juicio alguno. Esta transformación en tan temible bestia se la llama fase crinos.

Resistencia a la magia. No son del todo inmune a los hechizos, aunque sí a gran parte de ellos y algunos son excesivamente complejos para realizarlos sin perder parte de la energía en el ataque.

Vínculo familiar. Poseen un vínculo indisoluble con aquellos que son sus familiares, pueden sentirlos cuando están cerca y también comprender sus sentimientos con tan sólo contemplarlos desde cierta distancia.


Actualmente se ha creado unas armas con balas de plata especiales. La plata en sí no les afecta, les afecta cuando se mezcla con su sangre en el interior de su cuerpo provocando que entren en combustión. Estas balas poseen plata líquida mezclada con gran cantidad de mercurio, la bala al impactar con la carne explota y expulsa el mortal líquido. Existe cura para estas balas, pero es bastante caro y difícil de encontrar.

También se han desarrollado armas blancas más resistentes para poder enterrarse en la gruesa piel de los lobos.
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 195
Fecha de inscripción : 22/05/2012

Ver perfil de usuario http://beyondhellrpg.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.